Historia de Villa General Belgrano

En el año 1929, llega a estas tierras Paul Friedrich Heïntze en busca de un lugar adecuado para poner en práctica su ideal: formar cooperativas agrícolas y forestar al modelo alemán, bajo condiciones como las conocidas en su patria.

Habitaban este sitio unas diez a quince familias de criollos que vivían de la explotación agrícola-ganadera. Familias tales como la de Justiniano Sánchez, Francisco Pereyra, Laureano Martínez, Gauna, y Julio Guzmán, entre otros.
Paul Heïntze se asocia con Jorge Kappuhn, quien contaba con capital de inversión, y comienzan a negociar con los terratenientes de aquel entonces la compra de tierra para su anhelado proyecto. La primera operación que cierran involucra unas 300 hectáreas del paraje denominado "El Sauce". Luego de ésto siguen comprando distintos lotes hasta totalizar unas dos mil hectáreas.

En sus oficinas de Buenos Aires, deciden publicar en el diario de la colectividad germana Deutsche La Plata Saturn, avisos ofreciendo lotes. Era común leer ofrecimientos como : "Alemanes, si tienen nostalgias pueden venir a El Sauce, para formar aquí su segunda patria" , o "Si no sabe castellano, no importa, para vivir aquí solo es necesario hablar alemán".


En 1931 llegan las primeras 15 familias atraídas por el clima benigno y el paisaje que les recordaba su patria. Traían firme voluntad de arraigarse en este hospitalario y gran país, eligieron este Valle como su nueva patria. Fue el comienzo de la colonia, el movimiento poblacional era constante, arribaban nuevos grupos y otros desertaban del proyecto, cargando sobre sus espaldas el signo de la desilusión.

Se establece como día de la fundación del pueblo el 11 de Octubre de 1932. Para la elección de la fecha se tomo en cuenta el feriado del 12 de Octubre, concluyeron que podían festejar el 11 y descansar el 12.

Las fuertes heladas después de la floración, la falta de agua para riego y las sucesivas plagas echaron por tierra muchos sueños. No querían seguir siendo chacareros, pero encontrar otra fuente de subsistencia no era tarea fácil. Mediante contactos con amigos de Buenos Aires y gracias a una feliz iniciativa, un grupo de alumnos, maestros y padres de las escuelas alemanas de Buenos Aires, llegan a mediados de la década del 30 para disfrutar de sus vacaciones. La buena cocina y la amable atención recibida, rápidamente atrajeron a más turistas e inmigrantes de otras nacionalidades centroeuropeas. Este fue el punto de partida para que el poblado progrese y crezca turísticamente.

En 1938 por razones postales los vecinos de "El Sauce" deciden cambiar el nombre del poblado por "Villa Calamuchita". Unos años más tarde, a mediados de 1940, la Villa recibe a marineros del acorazado de bolsillo Graf Spee, tras ser hundido en la batalla del Río de la Plata, durante la segunda guerra mundial. Estos jóvenes marineros colaboraron con el crecimiento del pueblo ya que muchos de ellos tenían conocimientos técnicos. Algunos se establecieron en forma definitiva, otros finalizada la guerra retornaron a su patria, pero luego mucho de ellos volvieron, radicándose en forma definitiva.

En 1941 tras un confuso episodio en el pueblo y en pleno desarrollo de la segunda guerra mundial, fue quemada una bandera Argentina, si bien se culpó a tres ex marineros del barco, nunca se pudo establecer que fuera verdad. Durante un tiempo abundaron hipótesis respecto de lo ocurrido, lo cierto es que la relación entre criollos y europeos quedó dañada. A raíz del hecho la Legislatura Provincial decide cambiar el nombre de Villa Calamuchita por el de Villa General Belgrano, en homenaje al creador de nuestra bandera.

En 1952 Villa General Belgrano tiene su primer delegado municipal, hasta allí los esfuerzos de la comunidad habían sido coordinados por la Comisión de Turismo y Fomento . Cinco años más tarde y con motivo de inaugurar el asfalto de su calle principal y la plaza José Hernández, se realiza un festejo coincidente con el nuevo aniversario de la fundación de la Villa. Podemos asegurar que este fue el inicio de la "Fiesta de la Cerveza", que en 1967 es declarada de interés provincial y en 1980 es declarada "Fiesta Nacional de la Cerveza", conformando junto a la Fiesta de la Masa Vienesa (Pascua), Fiesta del Chocolate Alpino (vacaciones invernales), El Día del Huésped (agosto) y la Feria Navideña, el calendario anual de festividades.

Fuente: del libro "¡Aquí me quedo!" de la profesora Marta Freytes de Vilanova.