La Cumbrecita, pueblo peatonal

Una belleza única en plena sierras grandes

Con una majestuosa y cercana presencia de las Sierras Grandes. A unos 1.400 mts. sobre el nivel del mar y abrazada por dos ríos de aguas cristalinas, llegamos a La Cumbrecita, el único "pueblo peatonal" del país.

De fuertes características centroeuropeas en su paisaje, construcciones y variada gastronomía, está surcada por numerosos arroyos de aguas transparentes, con pequeñas cascadas y ollas donde pueden verse truchas, en un marco singular de grandes bosques de pinos, cedros, cipreses, etc.

Lugar ideal para hacer trekking, cabalgatas, caminatas y safaris fotográficos, admirando la gran variedad de pájaros que habitan sus bosques. En suma, La Cumbrecita es el lugar ideal para deleitar los sentidos y gratificar cuerpo y alma.

Entre los principales paseos se destacan:

El Castillo, construcción que se caracteriza por los símbolos y escudos grabados en la madera de su amoblamiento y en la piedra de su construcción, que data de la década del 40.

La Cascada: magestuoso salto de agua sobre el arroyo Ambach de unos 14 mts. de altura.

La Olla (Almbachsee): una pequeña laguna de agua cristalina, con una profundidad de 8 mts.. A poco pasos de esta Olla, aguas arriba encontrará playas de arenas ideales para los niños. Plaza

Los Pioneros: tranquila y típica plaza de pueblo de montaña.

El Indio: magnífico punto de observación panorámico, luego de una caminata de 45 minutos en ascenso.

La Capilla: diminuta capilla de particular estilo. La fuente: sobre el bosque de La Cumbrecita. Histórico y atractivo monumento en madera.

Plaza de ajedrez: se sitúa en la bifurcación principal del camino interno. Cuenta con un tablero construido como piso, sus piezas son verdaderas obras de arte.

Cerro Wank: a 1 hora de ascenso se llega a este punto panorámico incomparable, desde donde se aprecia las bellezas de todo el valle.

La Cumbrecita espera por aquellos dispuestos a cuidar y preservar la naturaleza con un atrapante paisaje de bosques, junto a sus ríos y arroyos de montaña.


Volver a Villa General Belgrano